“¡Muero por la revolución!”

download-1

Por Dailyn Sordo Pelaez

“Había que ver a Julio Antonio Mella para saber lo que era. Una llama siempre encendida y relampagueante. Hombre arrebatado por un torbellino de pensamientos brillantes que no guardaba para sí, sino que los distendía al público. Cultivaba un género de oratoria clara, precisa, elocuente y razonadora. Había suprimido por disciplina toda frase lírica que menguase el concepto y anulase su fuerza. Hablaba convencido, sin desgajar una sola idea que no estuviese respaldada por su honradez. Quería que a todas horas se le explicase al pueblo la suprema verdad”

Tristán Marof, revista Alma Máter en agosto de 1929

Este 10 de enero del 2017 se cumplen 88 años del asesinato de Julio Antonio Mella en México.

Seguidor de las ideas de José Marti, Mella se dedico a estudiar el pensamiento del apóstol y  se convirtió en un martiano que predicaba con ejemplo y acción.

En noviembre de 1922, Mella fundó la revista Alma Mater, de la cual era su administrador y luego en este mismo año, el 20 de diciembre, se crea  la Federación Estudiantil Universitaria, de la que también fue fundador.

Con pocos años de vida Julio Antonio Mella se convirtió en un importante líder estudiantil y gran orador, capaz de arrastrar multitudes.

 En 1923, Mella, convoca  al Primer Congreso Nacional Revolucionario de Estudiantes, que se reunió en el Aula Magna de la Universidad de La Habana del 15 al 25 de octubre de 1923.Entre otros asuntos allí se  condeno al imperialismo.

En 1925, se fundó el primer Partido Comunista de Cuba y se eligió su primer Comité Central. Entre esos fundadores estaba Mella y fue electo Secretario de organización.

Debido a su activismo político, en 1926 es expulsado de la Universidad. Posteriormente se exilia en México, donde constituye la Asociación de Nuevos Emigrados Revolucionarios Cubanos (ANERC). En 1927 asiste al Congreso contra la Opresión Colonial en Bruselas, Bélgica, y posteriormente visita la Unión Soviética como delegado al IV Congreso Internacional Sindical Roja.

En México, como miembro del Comité Central del Partido Comunista, participaba en todas las acciones a favor de la nacionalización del petróleo, la reforma agraria, las luchas de los mineros. Pero sentía su deber prioritario el reincorporarse a la lucha en su país. Estaba preparando una expedición para regresar a Cuba y unirse a la lucha armada cuando, en compañía de Tina Modotti, su compañera sentimental en los últimos cuatro meses de su vida, fue asesinado a tiros por esbirros a sueldo del tirano Machado el 10 de enero de 1929. Se dice que sus últimas palabras fueron: “¡Muero por la revolución!”

Mella fue asesinado con tan sólo 25 años

Tina Modotti, su compañera inseparable de los últimos meses dijo refiriéndose a Mella:

“En la persona de Mella asesinaron no sólo al enemigo del dictador cubano, sino al enemigo de todas las dictaduras. Machado, una caricatura de Benito Mussolini, ha cometido un nuevo crimen, pero hay muertos que hacen temblar a sus asesinos y cuya muerte representa, para aquellos, el mismo peligro como su vida de combatientes […] esta noche, un mes después del cobarde asesinato, honramos la memoria de Mella prometiendo seguir su camino hasta lograr la victoria de todos los explotados de la tierra. De esta manera lo recordamos como él lo hubiera preferido: no llorando, sino luchando

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s